Cómo aprovechar las yemas de huevo

Son muchas las recetas que contienen huevo, un ingrediente muy versátil y funcional. La gran mayoría de las preparaciones incluyen solo las claras y es ahí donde surge la pregunta ¿cómo puedo aprovechar las yemas en vez de desecharlas?

  1. Almacenamiento: Si no las usarás de inmediato lo mejor es conservarlas máximo por 2 días. Para garantizar que siempre estén frescas llévalas a un recipiente y agrega agua solo hasta que sobre pase las yemas. Para usarla retiras el agua y listo ¡Yemas frescas!
  1. Recetas con yemas:

    – SALSA HOLANDESA: Esta famosa salsa que tiene su origen en Francia y no en los países bajos como muchos pensarían, es una salsa básica que cualquier cocinero principiante o experimentado debe saber hacer, pues no solo acompaña pescados, mariscos y verduras, también es el ingrediente principal de los famosos huevos benedictinos.

STEAK TARTAR: El steak tartar o el bistec tártaro es el plato preferido para los amantes de la carne, es un plato tradicional que no pasa de moda. Tal vez por su preparación y apariencia a más de uno no se le antoje en ordenar este plato, pues tiene como ingrediente principal la carne de vacuno cruda, acompañada de cebollas, pimientas, alcaparras y yema de huevo, además de otras especias que le dan un sabor único.

– PASTA CARBONARA: Al igual que todas las pastas, según el restaurante podemos encontrar distintas variaciones en su receta donde emplean el huevo entero, pero la pasta carbonara en su versión más tradicional italiana se elabora usando solo la yema de huevo.

– MAYONESA: Con las yemas que tienes en casa puedes hacer a la reina de las salsas, la deliciosa y cremosa mayonesa. La mayonesa es una emulsión de grasa y agua donde la yema de huevo cumple una función clave al es un gran emulsionante natural, siendo el ingrediente ideal para unir estas dos fases en la mayonesa.

– SABAYÓN O SAMBAYÓN: Un postre de origen italiano de pocos ingredientes sirve para rellenar tartas o simplemente para comerlo a cucharadas en su presentación en vaso o copa. Esta increíble crema fluida y dulce se realiza con muy pocos ingredientes, solo se necesita vino, azúcar y yema de huevo.

Ahora que ya sabes cómo conservar las yemas y algunas preparaciones donde usarlas, podrás sacar el máximo provecho e innovar haciendo cientos de sabrosuras en tu cocina.

Document